FAMILIA

La ruptura de pareja implica un largo y penoso proceso lleno de confusión y soledad. Es uno de los momentos más difíciles en la vida por el que atraviesan las personas y, sin embargo, es el momento en el que se han de aportar decisiones trascendentes y de gran importancia que van a afectar a tu nueva vida y a la de tus hijos.

Por eso es fundamental estar acompañado y asesorado por un abogado que entienda esta situación por la que estás pasando.

Separación y divorcio

 

 

Separación y divorcio

Es el momento de regular las obligaciones entre los progenitores entre sí y con sus hijos. Es el momento de acordar con quien van a vivir tus hijos y cómo se van a relacionar con su padre y con su madre. También hay que determinar el pago de las pensiones de alimentos y compensatoria, el uso de la vivienda familiar y el reparto de los bienes comunes.

Guarda y custodia

Es fundamental garantizar el bienestar de sus hijos. Por eso hay que buscar la mejor fórmula para que puedan seguir relacionándose con su padre y con su madre de la mejor manera posible para ellos en función de su edad

Y, ante todo, hay que evitar la instrumentalización jurídica, económica y emocional de los hijos ante las diferentes situaciones de conflictividad, fundamentalmente conyugal o de pareja

Custodia compartida

El Tribunal supremo dice que el régimen de custodia compartida es el más adecuado

Pero en todo caso ha de primar el interés superior del menor. De modo que, lo más importante es buscar un régimen donde los hijos pasen la mayor parte de su tiempo compartiéndolo con su padre y con su madre

Pensiones (alimentos y compensatoria)

Tanto el padre como la madre han de participar en los gastos y necesidades económicas de sus hijos, y habrán de hacerlo en proporción a sus ingresos y situación económica.

Y si se producen desequilibrios económicos entre los cónyuges, es preciso acudir al establecimiento de una pensión compensatoria para contrarrestar el desequilibrio

Cambio de medidas

Las medidas que se adoptan en derecho de familia no tienen que ser así para siempre. Se pueden cambiar siempre y cuando haya un cambio sustancial en las circunstancias conforme a las cuales se aprobaron estas primeras medidas

Este cambio puede hacerse de forma amistosa firmando un nuevo convenio regulador, o a través de un proceso judicial

Medidas urgentes

En ocasiones hay que actuar de forma inmediata porque alguno de los progenitores altera gravemente la vida familiar. Incluso es posible que ponga en peligro a sus hijos o al otro progenitor con agresiones físicas o emocionales.

Para estos casos el Derecho prevé medidas provisionales o urgentes mientras se establecen unas medidas definitivas

Régimen económico

Una vez que finaliza la relación de pareja, es preciso liquidar y repartir los bienes comunes

En caso de matrimonio, va a depender de la elección del régimen económico establecido, dependiendo de si los cónyuges han optado por el régimen de gananciales o por el de separación de bienes

Incapacitaciones y tutela

Decidir la incapacitación de un familiar es una decisión difícil. Sin embargo, en realidad incapacitar judicialmente a una persona no es algo negativo, sino todo lo contrario, ya que lo que se pretende es su protección para que siempre actúe a través de un tutor que cuide de esa persona y vele por sus intereses y su patrimonio para que nadie pueda aprovecharse de ella

 

Si estás pasando por una situación así, escríbeme porque puedo ayudarte

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje