La presentación de documentos en un juicio

Acabo de publicar un comentario sobre la presentación de documentos en un juicio o proceso judicial.

Muchas veces los abogados nos encontramos con que los clientes nos entregan documentos muy importantes a destiempo, o fuera de los plazos establecidos en las leyes procesales. En estos casos ya no se pueden presentar, y nos quedamos sin una prueba que muchas veces puede ser fundamental para la defensa de nuestros intereses.

La Ley de Enjuiciamiento Civil dice que los documentos han de presentarse con la demanda o con la contestación a la demanda, salvo casos excepcionales.

Y en el recurso de apelación ya no se puede presentar ningún documento salvo que sean posteriores a la sentencia o que no se nos hubiera permitido su presentación en el juicio.

Etiquetado con: ,

ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES

Al inicio del curso escolar, los padres empiezan a pensar que actividades extraescolares van a hacer sus hijos.

El abanico es muy amplio, las más frecuentes son los idiomas, los deportes, la música, los talleres artísticos… pero hay muchas más.

Pero, ¿realmente son necesarias?

Los niños vienen con una sobrecarga de deberes a las casas y estas actividades les quitan tiempo para poder hacerlos con tranquilidad; ademas si les tenemos toda la tarde programada con actividades y cuando llegan a casa tienen que hacer sus deberes, ¿cuando juegan? Porque también es bueno desconectar del todo y dejar suelta la imaginación.

Con estas situaciones los niños pueden estresarse y llegar a una situación de nerviosismo, insomnio, cansancio o desinterés.

Y podríamos preguntarnos, ¿por qué los niños tienen tantas actividades extraescolares?

Las respuestas pueden ser varias:

  • Las necesitan como refuerzo para sus estudios
  • El propio niño es el que la pide porque le gusta
  • Los padres están trabajando y no tienen a nadie con quien dejarlos
  • Es una frustración de los propios padres que proyectan sobre sus hijos
  • Es una moda, la hacen todos los compañeros de la clase

Habría que preguntarse si realmente son necesarias, y sobre todo, es importante actuar con sentido común y ver, qué es lo que realmente necesitan ya que los padres tienen en sus manos la salud de sus hijos.

EL PRIMER DÍA DE CLASE

Llega septiembre y con él la estresante vuelta al cole. Han sido casi tres meses de vacaciones y ahora volvemos de nuevo a la rutina.

Para muchos niños el hecho de volver al colegio les puede producir ansiedad, ver de nuevo a sus compañeros, cambiar de clase, conocer a sus nuevos profesores…

Para que sea más fácil la entrada en el colegio sería bueno:

  • Ir con tus hijos a comprar el material escolar y que ellos ayuden a escoger.
  • Hablar con tus hijos, resolver sus miedos y dudas y hablarles positivamente del colegio
  • No transmitir nuestros miedos e inseguridades a los niños y nunca hablar mal del colegio ni de los profesores en presencia de ellos.
  • Establecer unos horarios y rutinas antes de que empiece el cole;
  • Levantarse temprano, tomar un desayuno adecuado e ir a colegio sin prisas para llegar puntuales.
  • Preparar la mochila la noche de antes para ir con tranquilidad.

Las vacaciones parecen muy lejanas ya, pero eso no debe generar sentimiento de tristeza. Comienza un nuevo curso, un nuevo año cargado de ilusiones y nuevos conocimientos.

VACACIONES: NIÑOS SI, PADRES NO

Vacaciones: niños sí, padres no, es una situación que ocurre cada año.

Y es que, después de un estresante y agotador curso escolar llega junio, y casi sin darnos cuenta el final de curso. Estamos casi ante doce semanas de vacaciones en las que ya no hay horarios, ni rutinas ni nada que se le parezca, los días son largos y calurosos y los horarios de pequeños y mayores no coinciden; entonces aparece de nuevo la temible pregunta de todos los veranos, y ahora ¿qué hacer con los niños?

Cuando ambos padres están incorporados al mundo laboral, y si no se cuenta con ayuda en casa, resulta difícil encontrar una buena solución para ambas partes, para los padres, que desean que sus hijos se encuentren bien cuidados y atendidos, y para los niños quieren pasarlo bien y estar contentos.

Poder contar con la familia es la mejor opción, los abuelos, esas personas desinteresadas que siempre están ahí, pueden echarnos una mano en algún momento, pero tampoco podemos cargar todo el peso de un verano sobre ellos; titos, primos e incluso amigos con niños en las mismas edades se pueden juntar en casas e ir alternándose y hacer juegos, manualidades, reciclaje, aprender a dibujar… o todo aquello que se les vaya ocurriendo.

Por otro lado, cada año surgen más opciones para poder escoger: los mismos colegios ofrecen la posibilidad de seguir abiertos, manteniendo el horario escolar para realizar actividades más lúdicas; y el abanico de cursos de todo tipo que presentan las academias, y los campamentos, ya sean en la ciudad, en la montaña o en la costa. Ahora hay que intentar buscar aquellas opciones con las que los hijos se encuentren más identificados para que ellos no sientan que se les está colocando y se sientan bien y si, además existe la posibilidad de que se junten varios amigos para realizar la misma actividad, pues todavía será mucho más fácil para todos.

De esta forma, cualquiera que sea la opción que se elija será buena, y así hasta que lleguen las vacaciones de los progenitores, ya sea todo un mes, o solo unos días, y se puedan disfrutar en familia todos juntos.

Mientras, podría organizarse el tiempo para que cuando se esté en casa con los hijos, sea posible dedicarse a hacer cosas todos juntos.

Top