Archivo de la categoría: Hijos

Evitar el ciberbullying

ciberbullying-1

Evitar el ciberbullying es una de las preocupaciones de los padres con niños en edad escolar.

Entorno a un 16% de los niños en edad escolar sufre ciberbullying o ciberacoso. Este problema nace asociado al auge de las nuevas tecnologías y al cada vez más temprano acceso a ellas. Conocer el ciberbullying es esencial para prevenirlo y combatirlo.

El ciberbullying es el uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online, principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. El autor del ciberbullying se esconde en el anonimato, en la no percepción directa e inmediata del daño causado y en la adopción de roles imaginarios en la Red. Todo ello hace del ciberbullying un serio problema.

Ante tal preocupación, podemos tener en cuenta algunas cuestiones para adoptar medidas de protección:

  • Hablar con el niño sobre el tema, que sepa que no está solo.
  • Establecer normas muy claras sobre lo que puede hacer y lo que no puede hacer en las redes y explícarle por qué lo haces.
  • Instalar software de seguridad que cuente con la opción de control parental. Con esto conseguiremos controlar cuándo y cuánto tiempo navega por Internet, así como bloquear los contenidos.
  • Los smartphones no son solo teléfonos, sino ordenadores sofisticados. La mayoría vienen con control parental integrado.
  • Enseñarle qué hacer si alguien le molesta. No responder ni vengarse, sino bloquear a la persona que le moleste y decírselo a un adulto.
  • Conviene no borrar los mensajes, pues pueden necesitarse para denunciar.
  • Evitar que tengan el ordenador en su dormitorio. El ordenador familiar debe estar en un lugar accesible a todos. Cuanto más tiempo pase en tu presencia, menos riesgos tendrá de sufrir acoso a través de Internet.

Errores que no debemos cometer tras la ruptura de pareja

nina-triste-1

Hay ciertos errores que no debemos cometer tras la ruptura de pareja, si hay niños de por medio, ya que estos suelen ser los más perjudicados. Y a veces debido a la situación, los tratamos y les hablamos como si fueran adultos olvidando que en la mayoría de los casos no lo son.

Estos son los errores más frecuentes que debemos evitar:

1. Descalificar al otro progenitor

Criticar todo lo que dice o hace, utilizar palabras malsonantes cada vez que nos referimos a él o a ella. Para un niño, su madre o su padre son los seres más importantes de su vida y con estas descalificaciones les hacemos daño.

2. Descalificar a la familia del otro progenitor

Hablar mal de los abuelos, los titos, los primos… La familia es muy importante para los niños.

3. Convertir al niño en espía

El niño se sentirá utilizado si cada vez que vuelve de estar con su padre o con su madre le interrogamos.

4. Solo “yo” se hacer las cosas bien

El otro, no sabe ni cuidarlo ni educarlo correctamente. Podemos perjudicar al niño haciéndole creer que cuando esta con el otro no está seguro.

5. Hablar con el niño de temas relacionados con la separación

No debemos comentar con ellos asuntos legales, económicos… Son niños y debemos tratarlos como tales.

6. Utilizar al niño como mensajero

Nosotros somos los que tenemos que hablar con nuestra ex-pareja y no meter al niño en estas conversaciones.

7. No estar comunicándonos con el niño continuamente cuando este con la otra parte

Con una llamada será suficiente.

8. Pensar que con nosotros nuestro hijo tiene suficiente

Un niño tiene un padre y una madre y necesita a los dos para estar completo. No podemos hacerle creer que con uno solo tiene suficiente.

Muchos de estos errores a veces se cometen sin darnos cuenta, pero si queremos que nuestro hijo crezca sano y sin complejos “nosotros” deberemos corregirlos.

Reducir el IVA de los pañales

bebé con pañal

Reducir el IVA de los pañales es una pretensión de los integrantes de la Federación de Familias Numerosas que piden esta reducción según noticia publicada en ABC.

La petición consiste en reducir el IVA del 21 % al 4%, al tratarse de  un producto de primera necesidad. Sin embargo, actualmente tienen la misma consideración que cualquier otro producto de lujo.

En España, al igual que en otros países de nuestro entorno, más veinte millones de niños utilizan y necesitan los pañales durante los dos primeros años de vida. El coste para las familias con niños menores de 3 años es una media de 50 euros al mes por niño. Y cuando hay  gemelos, circunstancia cada vez más frecuente derivada de la aplicación de técnicas de fecundación in vitro, el gasto podría ser de  100 o 150 euros al mes.

Por todo ello, la Federación de Familias Numerosas ha iniciado un campaña para pedir que se rebaje el IVA a los pañales. Y así, desde esta plataforma, se dirigen al Consejo de Asuntos Económicos Financieros de la Unión Europea solicitando que el tipo de gravamen aplicable en concepto de IVA sea del 4%. Por eso están recogiendo firmas y ya tienen más  de 60.000.

VALORA EL ESFUERZO

Hoy no se valora el esfuerzo; o se valora poco. Esforzarse es poner toda nuestra energía en la tarea que estamos realizando con el fin de llevar a buen término. No siempre es agradable a corto plazo, pero sí lo es a largo plazo. Por eso es importante transmitir, especialmente a los niños y jóvenes, lo positivo de empeñarse y vincularse con la tarea iniciada. Y ello por los siguientes motivos:

  • Todo lo que vale la pena en la vida se consigue con esfuerzo; el éxito en las cosas no es fácil. Nos puede gustar más o menos, pero es así. Desde que el niño empieza a andar, hasta aprender a Montar en bicicleta o presentarse a un examen, todo cuesta y hay que esforzarse.
  • Lo que más queremos, más esfuerzo suele costar. Y lo que más deseamos, más nos satisface. Es parte del mecanismo del deseo.
  • Todo esfuerzo tiene su recompensa. No siempre de forma inmediata, pero siempre la tiene.
  • El logro requiere esfuerzo y constancia. Conseguir algo, lograrlo, no es gratis.
  • El principal esfuerzo de los hijos en edad escolar se centra en sus estudios.

En los tiempos que corren, nada que suponga esfuerzo, está de moda, por eso hay que insistir en ello y debemos recordar que el éxito no se logra con la suerte, sino que es el resultado de un esfuerzo constante, sin olvidar que el fracaso comienza cuando cesa el esfuerzo.